Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© Jobst, Karin
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© chenck, Timothy
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects -

dummy

Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
Lehoux, Nic © RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects
© RPBW - Renzo Piano Building Workshop Architects

Museo Whitney de Arte Americano

New York US
Renzo Piano
2015

Tipo

Museo

Etiquetas

infraestructuras culturales , espacios del arte

Visitabilidad

Visitable

Descripción

En 1914, la escultora Gertrude Vanderbilt Whitney abrió las puertas de su propio Estudio Whitney en Greenwich Village. Se trataba de un espacio donde los artistas estadounidenses podían reunirse y exponer sus obras. Cuando el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York rechazó una donación de 500 obras de su colección, Gertrude decidió crear su propio museo en 1931. En 1954 las instalaciones fueron trasladadas a la Calle 54 y, doce años después, a la Avenida Madison, en el famoso edificio diseñado por Marcel Breuer. Unas décadas más tarde, este edificio resultó ser demasiado pequeño para una colección que, mientras tanto, había crecido de forma desproporcionada, y las galerías eran demasiado estrechas para exponer muchas de sus esculturas monumentales. Con el paso de los años, al quedarse sin espacio, el museo fue derivando varias de sus funciones a otros edificios cercanos.La nueva sede del Museo Whitney, diseñada por el estudio Renzo Piano Building Workshop, reúne todos los espacios del museo en el nuevo edificio, dotado de numerosas galerías flexibles que permiten, por primera vez, exponer muchas piezas de la colección que previamente estaban almacenadas. El encargo original recibido en 2003 preveía una ampliación del museo de Breuer. Sin embargo, la falta de espacio y las restricciones urbanísticas hicieron que en 2006 se tomara la radical decisión de construir un nuevo edificio. La elección recayó en un solar situado en el barrio Meatpacking District que aún conserva su carácter industrial, no lejos de Greenwich Village y la High Line. Esto suponía una vuelta a casa para el Whitney, no muy lejos de donde se fundó el museo. El nuevo solar limita al oeste con el río Hudson y al este con el inicio de la High Line. En la planta baja, la masa del complejo se eleva del suelo y se aleja del nivel de la calle. Las ventanas altas enmarcan una «plaza» pública (el corazón urbano del proyecto), completamente abierta al público y a la vida del barrio, animada por las zonas de recepción del museo, una galería abierta y un restaurante.En la planta superior, repartida en ocho niveles, alberga casi 18.581 m2 de espacio del museo. El plano del edificio está dividido en dos partes, distribuidas a ambos lados de la columna vertebral central que alberga las escaleras, los ascensores y los servicios públicos. La parte que mira al norte contiene los espacios para la preparación de las exposiciones y los talleres, mientras que la parte que mira al sur alberga las salas de exposición. En las plantas segunda y tercera, con ventanas panorámicas con vistas al río, se encuentra un teatro polivalente con capacidad para 170 personas, un espacio del que no disponía el Whitney en sus anteriores ubicaciones. Gracias a las butacas totalmente retráctiles, el teatro también puede convertirse en una sala de cine, una galería de exposiciones y un espacio para espectáculos de danza y artísticos.La forma externa del edificio –con grandes volúmenes colocados uno al lado del otro, cortados en aristas vivas, con una masa más imponente hacia el río y una masa irregular y escalonada hacia la ciudad– interpreta el carácter imperfecto y abigarrado del Meatpacking District, donde aún perdura el ambiente portuario e industrial del viejo Nueva York.(Descripción aportada por los arquitectos)