Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Timothy Schenck. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Iwan Baan. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Matthew Monteith. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Matthew Monteith. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.
Photography by Julien Lanoo. Courtesy of Diller Scofidio + Renfro.

High Line

New York US
Diller Scofidio + Renfro
James Corner Field Operations
2019

Tipo

Espacio Público

Etiquetas

espacios públicos, espacios postindustriales, para los peatones, segunda vida , hecho por mujeres, junto al High Line

Visitabilidad

Visitable

Descripción

Diseñado en colaboración con James Corner Field Operations y Piet Oudolf, el High Line es un parque público de casi 2,5 kilómetros de largo construido sobre un ferrocarril elevado abandonado que se extiende desde el barrio de Meatpacking District hasta Hudson Rail Yards en Manhattan.TRASFONDOInspirado en la melancólica y salvaje belleza de esta ruina postindustrial en la que la naturaleza había recuperado una pieza otrora vital de la infraestructura urbana, el nuevo parque interpreta su legado. A lo largo del tramo de ferrocarril, se plasma la biodiversidad que surgió en el lugar tras su declive mediante una serie de microclimas urbanos específicos, incluyendo espacios soleados, sombreados, húmedos, secos, al aire libre y cubiertos.DISEÑOA partir de una estrategia de agritectura -parte agricultura y parte arquitectura- la superficie del High Line se convierte en unidades diferenciadas de pavimentos y vegetación que se ensamblan a lo largo de sus casi 2,5 kilómetros en una variedad de gradientes que van desde el 100 % de pavimento hasta el 100 % de biotopos suaves y ricos en vegetación. El sistema de pavimentación consiste en placas de hormigón prefabricado individuales con juntas abiertas para favorecer el crecimiento emergente, como la hierba silvestre, a través de las grietas en la acera. Las largas unidades de pavimentación cuentan con extremos cónicos que desembocan en parterres creando un paisaje con textura y sin caminos predeterminados donde el público puede deambular libremente. El diseño aborda multitud de cuestiones cívicas: recuperación de espacios públicos no utilizados, reutilización adaptativa de infraestructuras obsoletas y preservación como estrategia para la sostenibilidad. El parque acoge lo salvaje, lo cultivado, lo íntimo y lo social.POST OCUPACIÓNEl High Line se abrió al público de manera escalonada, comenzando en 2009 y con aperturas sucesivas en 2011, 2014 y 2019. Con una inversión de 115 millones de dólares de la Ciudad de Nueva York, el High Line ha estimulado más de 5000 millones de dólares en desarrollo urbano y ha creado 12000 nuevos puestos de trabajo. Inicialmente planeado como una solución local, singular e idiosincrásica, el High Line atrae a millones de visitantes cada año y se ha convertido en un modelo de desarrollo global, inspirando a más de un centenar de ciudades alrededor del mundo a transformar sus obsoletas infraestructuras urbanas en parques públicos.(Descripción aportada por los arquitectos)